SOMOS LIBRES POR SERVIR A DIOS SIN LIBERTAD DE HACER LO MALO

REFLEXION  128

USTEDES SON LIBRES PORQUE SON SERVIDORES DE DIOS, PERO NO CREAN QUE POR SER LIBRES PUEDEN HACER LO MALO. (I PEDRO 2: 16).

En un rincón del templo de una Iglesia cristiana se encontraba Cristóbulo, un señor mayor de edad alabando a Dios como todos los asistentes al culto de ese día, tenía una sonrisa de gozo porque alabar al Señor le producía inmensa satisfacción. Había recibido a Cristo como su salvador hacía poco tiempo, entendió el evangelio en espíritu y en verdad. Al lado de él estaba Cirilo, convertido al evangelio hacía varios años y como sus hogares estaban cerca decidieron salir juntos. Llevaban una charla muy amena en el trayecto al paradero para buscar el medio de transporte que los llevara cerca de sus viviendas. Antes de llegar a la parada del bus un perro se interpuso en el camino de Cirilo, este, un poco molesto, le dio un golpe al animal que le impedía el paso.   De inmediato Cristóbulo le exhortó, le dijo que debemos hacer el bien siempre, sin importar el lugar donde nos encontremos porque somos embajadores de Dios en todos los lugares al llevarlo en nuestros corazones. Cirilo le contestó un poco molesto que al recibir el Señor en el corazón somos libres de la esclavitud del pecado y podemos hacer lo que queramos ya que la palabra de Dios así lo dice. Nuevamente las palabras de Cristóbulo, basada en la verdad de la Biblia, se hicieron sentir al decirle que, recibir al Señor en el corazón no da licencia para pecar porque Dios disciplina aquel que recibe por hijo.  Cirilo entendió ese día lo que no había entendido acerca del perdón de los pecados futuros y la disciplina del Señor.

El Concepto de Cirilo pueden tenerlo algunos hermanos en Cristo que han confundido la libertad con permiso para hacer el mal.

Hermanos, somos libres de la esclavitud del pecado porque Cristo nos liberó y es nuestra base eterna de libertad. Si nos dejamos guiar por el Espíritu santo, aceptamos ser siervos de Dios porque cuando nos sometemos totalmente a Dios, llegamos a ser libres, ya que Él da el querer como el hacer su santa voluntad.

Estamos viviendo bajo la gracia y no bajo la ley, hoy debemos cumplir una nueva ley que es la ley de Cristo. Vivimos bajo la gracia por el inmenso amor de Cristo. Antes éramos servidores del pecado, hoy somos servidores de Dios.

 

 

2018-10-11T10:30:15+00:00

About the Author:

Licenciado en Teología, Miembro de los Ancianos de la iglesia, Coordinador del ministerio Evangelismo Explosivo, Director de Ujieres, Instructor del programa ETBIL.

Déjanos tus comentarios